martes, 21 de marzo de 2017

Derecho Político - Comisión B6 (Martes)

Materia: Derecho Político - Año académico: 2017 - Período Lectivo: Primer Cuatrimestre - Comisión: B6 - Profesor Andrés Salvador 

Estudiar los contenidos correspondientes a Zimerman, 2008: Capitulo I, pp. 3-60. y complementar con:

El abordaje de la Política de Héctor J. Zimerman


Notas sobre Héctor J. Zimerman y Mary Francis Viccini Beck, El Análisis sistémico de la Política (politikon, 1988)


Bibliografía Zimerman, Hector J., Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008.

Otra bibliografía sugerida Justo Lopez, Mario, Manual de Derecho Político, ed. Kapelusz, Buenos Aires, 1973:  Capitulo 1, La Realidad Política, pp.19-47. Nota: La numeración de los textos es solo indicativa ya que eventualmente puede variar de una edición a otra.

Derecho Político - Comisión B5 (Lunes)

Materia: Derecho Político - Año académico: 2017 - Período Lectivo: Primer Cuatrimestre - Comisión: B5 - Profesor Titular Héctor J. Zimerman Profesor JTP Andrés Salvador 

Estudiar los contenidos correspondientes a Zimerman, 2008: Capitulo I, pp. 3-60. y complementar con:

El abordaje de la Política de Héctor J. Zimerman


Notas sobre Héctor J. Zimerman y Mary Francis Viccini Beck, El Análisis sistémico de la Política (politikon, 1988)


Bibliografía Zimerman, Hector J., Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008.

Notas sobre Hector J. Zimerman y Mary Francis Viccini Beck, El análisis sistémico de la política (Polítikon, 1988).

Materiales para Derecho Político 3
Andrés Salvador

Las siguientes notas estan tomadas del artículo de Hector J. Zimerman y Mary Francis Viccini Beck, El análisis sistémico de la política (Polítikon, Año 1, Volúmen 1, Septiembre 1988, pp. 70-74)  y tienen como propósito ampliar la exposición (que también se emplea aquí) de Zimerman en: IV. El analisis sistémico en su Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008, pp.34-39 particularmente pp. 36-37. [Corchetes, paréntesis y resaltados (que señalan relación entre los conceptos) nuestros].

[A. Sistema en general]

1. Sistema: "Son sistemas las entidades en cuanto son conjuntos de elementos o variables susceptibles de identificación y medición" (Zimerman - Viccini Beck: 71).

2. Entorno [Ambiente = Enviroment]:

3. Interacciones: "unidad básica de análisis" [pueden originarse en: individuos o grupos]:

3. 1. 1. Perturbación: "Fenómenos del sistema que producen o han producido cambios en su funcionamiento" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

3. 1. 2. Tensión: " La tensión es la situación que se produce cuando algunas perturbaciones tanto internas como externas amenazan con desplazar las variables esenciales de un sistema [político] más allá de su margen normal y hacia algún limite crítico, impidiendo con ello que el sistema funcione según su modo o características" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

3. 1. 3. Insumo: "Los insumos son las variables resúmenes que concentran y reflejan todo cuanto en el ambiente es relevante para la tensión política. Las influencias ambientales mas destacadas son la demanda y el apoyo" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

3. 2. 1. Intercambio: "El termino intercambio designa la reciprocidad de las relaciones entre el sistema [político] y los demás sistemas del ambiente [= sistema ecológico - sistema biológico - sistema económico - sistema político (Zimerman - Viccini Beck: 71)]".

3. 2. 2. Transacción: "sería lo que un efecto actúa hacia una dirección, sin preocuparnos por el momento de la conducta reactiva del otro sistema" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

3. 3. 1. Respuesta a la tensión [sistema reactivo o responsivo].

3. 3. 2. Producto: "se denomina a las decisiones de las autoridades" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

Síntesis: "Los miembros del sistema pueden tener la oportunidad de responder a las tensiones, de modo de asegurar la persistencia de algún tipo de sistema, a fin de tomar y ejecutar decisiones obligatorias" (Zimerman - Viccini Beck: 72).

[B. Sistema Político] 

1. Vida política: "la vida política se puede describir como un conjunto de interacciones sociales de individuos y grupos" (Zimerman - Viccini Beck: 71)

2. Pretensión del análisis sistémico: Definir el campo de la ciencia política aislando la política como un sistema independiente del resto de las ciencias sociales (Zimerman: 36).

3. Sistema político: "se orienta a la asignación autorita[tiva] de [bienes y] valores para una sociedad" (Zimerman - Viccini Beck: 71).

3.1. Entorno: [Si el entorno se identifica con la sociedad (nacional)] se puede distinguir un:

a. ambiente intrasocietal: "parte del ambiente social y físico que esta fuera de los limites de un sistema político pero dentro de la misma sociedad".

b. (ambiente) extrasocietal: "comprende esencialmente a la sociedad internacional" (Zimerman - Viccini Beck: 71).

3.2. Delimitación del sistema: otorgándole limites concretos que lo separan de su entorno (Zimerman: 36), sobre esto atender a lo señalado por Garcia respecto de la explicación de la realidad:

a. Inexistencia de limites absolutamente precisos para los sistemas pero necesidad de demarcarlos (Zimerman: 37)

b. Existencia de una demarcación arbitraria pero no caprichosa (Zimerman: 37)

3.3. Noción de persistencia: Las sociedades y otros grupos sociales [se consideran desde esa perspectiva] como entidades relativamentes permanentes que se encentras incluidos en otros sistemas globales (Zimerman: 36) "el sistema político podrá persistir, mantenerse e incluso perpetuarse en caso de que sus miembros enfrenten adecuadamente la tensión"(Zimerman - Viccini Beck: 72).

3.4. Noción de equilibrio: Si existen perturbaciones (interior-exterior) el sistema tiende al equilibrio (Zimerman: 36).

3.5. Interacciones: [Reconocimiento de interacciones que establecen influencias hacia afuera y viceversa (Zimerman: 37)] Pueden ser

a. Sociales [ver environment en Zimerman: 37]

b. Políticas:  orientadas predominantemente hacia la asignación autoritativa de bienes y valores (Zimerman: 36).

3.5.1. Atención:

a. No asimilar todas las interacciones a las interacciones políticas (Zimerman: 37).

b. El concepto de autoritatividad no debe confundirse con el de autoritarismo (Zimerman: 37)

martes, 14 de marzo de 2017

Derecho Político - Comisión B6 (Martes)

Materia: Derecho Político - Año académico: 2017 - Período Lectivo: Primer Cuatrimestre - Comisión: B6 - Profesor Andrés Salvador

Leer: Zimerman, Hector J., Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008, Capitulo I, pp. 3-60

Traer impreso: Andrés Salvador, El abordaje de la Política de Héctor J.Zimerman

Derecho Político - Comisión B5 (Lunes)

Materia: Derecho Político - Año académico: 2017 - Período Lectivo: Primer Cuatrimestre - Comisión: B5 - Profesor Titular Héctor J. Zimerman Profesor JTP Andrés Salvador

Texto: Zimerman, Hector J., Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008, Capitulo I, pp. 3-60

Ver: Andrés Salvador, El abordaje de la Política de Héctor J.Zimerman

El abordaje de la Política de Héctor J. Zimerman

Materiales para Derecho Político 2
Andrés Salvador

Areópago y Acrópolis de Atenas
  
Introducción
.
El propósito de este trabajo es el de orientar la lectura del texto de Héctor J. Zimerman El abordaje de la Política: Marco teórico, objeto y método en la teoría política del siglo XX [2000]. Las notas han sido concordadas con el libro del mismo autor: Curso de Derecho Político (2008) cuyo estudio no sustituye.
               
Antecedentes

Esquema de contenidos de El abordaje de la Política de Héctor J. Zimerman. En su estudio el autor organiza la exposición con arreglo al siguiente orden:

A. La relación entre objeto, método y teoría (Zimerman, 2000: 10).

B. El objeto (Zimerman, 2008: 29-39): en punto al cual distingue dos criterios de clasificación (Zimerman, 2000: 13):

I. Tradicionales: que comprende:
a. El Estado (Zimerman, 2000: 16 y 2008: 30-3|): Criterio Institucional.
b. El Poder (Zimerman, 2000: 19 y 2008: 32-34): Criterio Funcional.
II. Posguerra:
a. El análisis sistémico (Zimerman, 2000: 22 y 2008: 34-39): Tercer criterio = síntesis.
C. Métodos:

I. Tipológico (Zimerman, 2000: 36 y 2008: 39-47).
II. Histórico (Zimerman, 2000: 46 y 2008: 48-51).
III. Sociológico (Zimerman, 2000: 51 y 2008: 51-55).

D. Estado de la cuestión:

I. La teoría política hacia el siglo XX (Zimerman, 2000: 55-59 y 2008: 56-58).
II. Los nuevos límites de la política (Zimerman, 2000: 59-60 y 2008: 59-60).

Desarrollo

A. La relación entre objeto, método y teoría. Explica Zimerman que la Ciencia (Zimerman, 2000: 9) comprende:

1. Objeto: conjunto de fenómenos (Zimerman, 2000: 9),

2. Método: modo apropiado para el abordaje del objeto privilegiado (Zimerman, 2000: 10), y

3. Teoría: conjunto de proposiciones o tesis (Zimerman, 2000: 11), los que en el plano de la teoría política se corresponden a un conjunto de fenómenos [sociales] interconectados (Zimerman, 2000: 10), delimitados como <<políticos>> (Zimerman, 2000: 11) que permiten interpretar o explicar los fenómenos [hechos] observables (Zimerman, 2000: 11).

El autor advierte en la conceptualización (Zimerman, 2000: 11) de lo político, tres  momentos:

1. Se interpreta y explican hechos políticamente observables (Zimerman, 2000: 11);

2. Se elabora un marco teórico que permite relevar y organizar los hechos como conjunto de fenómenos (Zimerman, 2000: 11), en relación a lo cual se señala [siguiendo a Klaus Von Beyme] (Zimerman, 2000: 12) que las teorías formuladas para determinar lo político se pueden distinguir en: 
a. Premodernas: se formulan conclusiones sobre el desarrollo deseable [lo que debe ser], 
b. Modernas: se atiende a la relación causal entre fenómeno y pronostico [lo que puede llegar a ser], c. Postmodernas: constatación de los hechos políticos [lo que es][1]; y
3. Se sustentan criterios para aislar el objeto de la Ciencia Política [=criterio institucional, funcional y de síntesis] (Zimerman, 2000: 12).

B. El objeto. Al abordar esta cuestión Zimerman distingue (Zimerman, 2000: 14) en la biografía de la Ciencia Política dos tiempos:

1. En este, lo político se identifica con las cosas cívicas y su examen es hecho desde la filosofía;

2. En este, lo político modela su objeto aspirando, en relación a otras ciencias a la independencia en tanto que disciplina, pero sin dejar de atender a la interdependencia con estas en lo que hace a la comprensión dela realidad, el examen de lo político se opera desde la ciencia con sus notas de objeto, método y comunicabilidad.

El conocimiento científico [que  tiende a: 1. Explicar el mundo que nos rodea y 2. Formular leyes] es aplicado a las ciencias sociales [que estudian la realidad social], adaptando  su objeto en relación a las Ciencias Políticas que estudian la realidad política [la cual es su objeto de conocimiento] como parte de la realidad social, la que es distinta de la realidad ultima que interesa a la filosofía y a la teología.

El objeto de la Ciencia Política no es uniforme y fue buscado en las ciencias sociales (Zimerman, 2000: 15-16), en este contexto se configuran los llamados objetos [I] tradicionales de las ciencias políticas: el Estado y el Poder.

a. El Estado. El Derecho Publico Europeo (Zimerman, 2000: 16) tributario de la Escuela Alemana de la Teoría del Estado (Zimerman, 2000: 17), identificó lo político con la actividad estatal (Zimerman, 2000: 16) procediendo al estudio [Georges Bourdeau]:

1. de las Instituciones Constitucionales (Zimerman, 2000: 16) , y

2. del juego de fuerzas que la animan (Zimerman, 2000:16);

el primero supone un análisis formal que se explica por ser juristas quienes plantean los problemas, mientras que el segundo supone un análisis pragmático, desplazamiento en el interés en el que inciden tanto la crisis de la Republica de Weimar como el ascenso de los totalitarismo (Zimerman, 2000:16).

Un concepto que será objeto de particular examen, por estar implícito en el concepto de Estado, es el de Soberanía (Zimerman, 2000: 17) en relación al cual se anota que:

1. La característica del poder soberano es la de ser supremo en la jerarquía de poderes (Zimerman, 2000: 17), y

2. En consecuencia el Estado [Moderno-Contemporáneo] se encuentra por encima de los demás poderes (Zimerman, 2000:17).

Las criticas que se han formulado en relación a este objeto, destacan su carácter: 1. Estático, 2. Formalista, 3 Juridicista, y 4. Centrado en las formas democráticas [liberales] - eurocéntricas (Zimerman, 2000: 18).

b. El Poder. El interés en este objeto se centra en el fenómeno social del mando y obediencia (Zimerman, 2000: 19), el autor sigue a Bertrand Russel para quien la acción humana está determinada por el deseo [o impulso] los que son:

1. Primarios: alimentación, vivienda y vestimenta (Zimerman, 2000: 19), y

2. Secundarios: comprensivos del: 1. Espíritu adquisitivo (Zimerman, 2000: 19), 2. Rivalidad, 3. Vanidad y 4. Amor al poder[2] (Zimerman, 2000: 20), apetencia esta que se satisface en la medida en que el poderoso instaure el estado de cosas que prefiera y al que la sociedad debe acomodarse (Zimerman, 2000:20), de allí que el poder tiene un aspecto:
a. Interno: poder en tanto deseo, y
b. Externo: social, porque todas las comunidades cuentan con un sistema de organización con fenómenos de mando y obediencia (Zimerman, 2000: 20), advierte Zimerman que sociológicamente, el Estado es: 1. La mayor organización política, y 2. La que cuenta con las sanciones mas perfeccionadas.
Ahora bien,  si la apetencia de poder, que se corresponde al aspecto interno de este, y el carácter gregario, que se corresponde al aspecto externo, están yuxtapuestos, el autor se pregunta: ¿qué fenómenos de poder estudiar? (Zimerman, 2000: 20-21), y responde que estos pueden ser los fenómenos de poder:

a. Desplegados por órganos estatales: relaciones mando-obediencia institucionalizadas, esto es cirscuncriptas a un sistema político determinado que cuenta con el monopolio de la coacción física legitima (Zimerman, 2000: 21), y al que caracteriza atendiendo a las observaciones formuladas por: 1. Max Weber [asociación de dominación], 2. Karl Deustch [voluntad y coacción], 3. Mac Iver [Estado y coacción] (Zimerman, 2000: 21), 4. Maurice Duverger [Estado y fenómenos de poder] (Zimerman, 2000: 22); y

b. Dados por las conductas individuales y grupales que determinan e influyen el accionar del Estado (Zimerman, 2000: 22).

a. El análisis sistémico. Tras algunas consideraciones epistemológicas (Zimerman, 2000: 22-24), explica Zimerman que el análisis sistémico[3] es el mas significativo objeto de la Ciencia Política que emerge con la segunda  [II] posguerra (Zimerman, 2000: 24), en efecto, en este periodo la comunidad científica como complemento de las orientaciones tradicionales (Zimerman, 2000: 27), desarrolla el enfoque funcionalista [también: funcionalismo estructuralanálisis de sistemateoría general de sistemas (Zimerman, 2000: 25)] en lo que se advierte la incidencia de otras disciplinas [antropología, psicología] particularmente de la sociología a través de autores como Emile Durkheim y Bronislaw Malinowsky en el marco de la transferencia teórica que de estas se produce hacia lo político.

Si bien  se pude hablar en relación a este enfoque de una irrupción [lo que se ejemplifica con el hecho de que en la reunión de politólogos convocada por la UNESCO en 1948 y en la que se confeccionó una lista de temas como delimitación del objeto, prácticamente no hay ninguna referencia a sistemas (Zimerman, 2000: 27)] lo cierto es que  en la segunda  mitad del siglo XX se ha convertido en un 

[1. La Teoría sistémica como:paradigma [Zimerman señala como razón de esto: 1. La presencia de supuestos teóricos generales, leyes y técnicas para su aplicación, 2. La adhesión de la comunidad Científica (Zimerman, 2000: 25)] de las Ciencias Políticas, que pretende rango autonómico (Zimerman, 2000: 27).

[2. El análisis sistémico:] En su exposición, el autor parte de la idea de elementos (Zimerman, 2000: 31) cuyo conjunto permite trazar limites [delimitación] (Zimerman, 2000: 30) [relativamente permanentes (persistentes) frente a un entorno [environment (Zimerman, 2000: 31)] constituyéndose así un sistema [estructura] (Zimerman, 2000: 31) que tiende al equilibrio frente a perturbaciones externas o internas (Zimerman, 2000: 30).

[3. El análisis sistémico en la Ciencia Política:] El propósito seguido en la aplicación del análisis sistémico en la Ciencia Política es el de definir el campo de la misma aislando la política como un sistema independiente del resto de las ciencias sociales (Zimerman, 2000: 29).

Para ello se distingue el sistema dado por los individuos que interactúan y que llamamos interacciones sociales del sistema [llamado sistema político] dado por los  individuos que interactúan que llamamos interacciones políticas, el que se distingue de su entorno o ambiente, porque dichas interacciones están orientadas a la asignación autoritativa de bienes y valores (Zimerman, 2000: 27-28 y 30)

[en clase del 06/04/04, el autor tras indicar que en este concepto se advierte una transferencia teórica desde la Economía Política explica que:

1. Asignación: supone un reparto,

2. Autoritativo: es decir investido de legitimidad (no por predominio o fuerza: autoritario): Criterio sociológico,

3. Bienes: lo materialmente tangible,

4. Valores: hacen a la psicología o sociología; es decir: tenemos bienes que al ser escasos [no alcanzan para todos] exigen que alguien deba definir como se hace el reparto, como se observa, por ejemplo, en el papel del sistema político en relación a la elección del cargo presidencial].

Sostiene Zimerman que: 1. No se deben asimilar todas las interacciones a las interacciones políticas, y 2. Todos los sistemas [familias, sindicatos, partidos políticos, Iglesias] efectúan asignaciones, pero en orden a nuestro tema solo interesan las que tienen carácter universal y coactivo (Zimerman, 2000: 30).

En función de este tema el autor formula además  [4.algunas precisiones teóricas a las que se debe atender:

1. Un sistema es una estructura que contiene o incluye elementos con los que se relaciona (Zimerman, 2000: 31),

2. Estos elementos del sistema pueden ser complejos [es decir ser subsistemas que a su vez incluyen otros elementos] (Zimerman, 2000: 32),

3. La delimitación [que permite determinar que elementos serán considerados como políticos y cuales quedaran ubicados en el entorno] se logra por la elección de los componentes (Zimerman, 2000:31),

4. Se estudia la dinámica del sistema y no solo el sistema en un momento dado [criterio estático] (Zimerman, 2000: 32),

5. De lo anterior se sigue la importancia de las ideas de: a. Tensión, y b. Perturbación (Zimerman, 2000: 32) [a lo que por nuestra parte atendiendo a la exposición del autor en clase del 06/04/04 agregamos la de equilibrio (homeostasis): Cuando un sistema no da respuestas otro tiende a reemplazarlo].

Por fin el autor examina los [5.] aportes del análisis sistémico a las Ciencias Políticas y observa que:

1. Sirve de fundamento para la teoría política de los sistemas políticos comparados (Zimerman, 2000: 32-33), en lo que atiende: a. Al problema de las variables (Zimerman, 2000: 33), y b. A las dimensiones de las variables (Zimerman, 2000: 33): en relación a esto trae a modo de ejemplo su aplicación en los proyectos de investigación sobre legisladores del cono sur (Zimerman, 2000: 34-35),

2. Incide en el enfoque de la división de poderes (Zimerman, 2000: 34),

3. Incide en el estudio de los sistemas políticos comparados (Zimerman, 2000: 35), y

4. Incide en la teoría de las relaciones internacionales (Zimerman, 2000: 35-36).

C. Métodos. Se distinguen los métodos (Zimerman, 2000: 13):

I. Tipológico. La exposición del método tipológico hecha por Zimerman (2000:36), y en la que sigue a Georges Jellinek[4], se divide en cinco cuestiones:

1. Distinción entre ciencias sociales y naturales: explica nuestro autor que los hechos [fenómenos] (Zimerman, 2000: 37) pueden ser: 
a. Naturales: estos son uniformes de modo que un caso particular puede ser tomado como representación del genero (Zimerman, 2000: 37) lo que posibilita formular leyes generales, y 
b. Histórico-sociales: Los cuales son multiformes, es decir el caso particular no representa al genero por su carácter irrepetible[=variedad de las individualidades humanas] (Zimerman, 2000: 33-34), de allí que no sea posible formular leyes sociales uniformes;
2. Los tipos sociales: conforme a lo expuesto a las Ciencias: 
a. Naturales (Zimerman, 2000: 38): le interesan los elementos idénticos, en tanto que a las 
b. Sociales (Zimerman, 2000: 38): le interesan los elementos análogos, esto es los caracteres comunes a los hombres, de esta forma las analogías entre los elementos de los Estados individuales y los Estados en general hacen posible una Ciencia del Estado y en consecuencia a estos pasibles de clasificación (Zimerman, 2000: 38-39);
3. Los tipos en las ciencias sociales (Zimerman, 2000: 39): el tipo en tanto expresión mas perfecta del genero (Zimerman, 2000: 39) pude ser: 
a. Ideal: suponen un tipo a alcanzar [deber ser] que opera como una pauta normativa en relación a las instituciones de Derecho Publico existentes (Zimerman, 2000: 39-40), este tipo si bien es valioso para orientar la acción no tiene interés en punto al conocimiento científico [en orden a la neutralidad valorativa que persigue] (Zimerman, 2000: 40), 
b. Empírico: opera una unificación de las notas entre fenómenos (Zimerman, 2000: 40) mediante las analogías articulando así el objeto de la ciencia del Estado (Zimerman, 2000: 40), el cual puede ser considerado desde un punto de vista jurídico o desde un punto de vista histórico-social (Zimerman, 2000: 41);
4. Modos de investigación en la doctrina del Estado: Zimerman considera aquí

[1] la evolución de un instituto social señalando que toda institución [Estado-Derecho]  (Zimerman, 2000: 41) tiene fines, los que considerados en relación al tiempo pueden dar lugar  a que se hable de
[a] evolución, si a los fines antiguos se suman nuevos (Zimerman, 2000: 41-42), o que se hable de 
[b] cambio, cuando solo hay una conexión puramente exterior entre fenómenos que se suceden en el tiempo (Zimerman, 2000: 42), 
por ello para comprender un fenómeno: a. Basta conocer su evolución [dada por el momento en que aparecen sus fines actuales] (Zimerman, 2000: 42), y b. El estudio de los fines anteriores solo interesa a la historia (Zimerman, 2000: 42); 

[2] la modificación que experimentan las instituciones sociales (Zimerman, 2000: 43): para explicar el fenómeno de la modificación de las instituciones sociales se elaboraron dos clases de teorías: a. Las que entienden que la misma resulta de la creación consciente de los individuos, y b. La que entiende que resulta de un proceso natural de fuerzas supraindividuales;

5. Método jurídico en la doctrina del Estado: el tipo (Zimerman, 2000: 39) empírico (Zimerman, 2000: 40) puede dar lugar a un abordaje:

1. Histórico-social (Zimerman, 2000: 45): en el que el derecho es estudiado en su función social, y

2. Jurídico: en el que los principios del Estado y sus contenidos jurídicos [derecho] son considerados en su función dogmática para lo que: a. Se abstraen normas de los fenómenos jurídicos, y b. Se deducen sus consecuencias, en punto a esto el autor afirma que: 1. No se debe trasladar acríticamente los principio del Derecho Privado al Derecho Publico (Zimerman, 2000: 45-46), y 2. Que la investigación esta sujeta a la comprensión del problema histórico (Zimerman, 2000: 46).

II. HistóricoProblema de la objetividad: La relación (Zimerman, 2000:  46) entre sujeto = hombre y objeto = realidad histórica, y en la que el primero esta inmerso, implica el que la objetividad (Zimerman, 2000: 46-47) esté comprometida, ante ello se ha reclamado:

1. La ausencia de subjetivismo: en la visión global del estudioso [Jacques Maritain] (Zimerman, 2000: 47), o 

2. La subjetividad: es decir la curiosidad interesada [Arnold J. Toynbee] (Zimerman, 2000: 47) mediante la selección de casos humanos de interés actual y futuro.

Tras llamar la atención sobre este problema Zimerman apunta que la historia como reconstrucción del pasado (Zimerman, 2000: 47) supone datos seleccionados (Zimerman, 2000: 48) mediante un proceso inteligible que implica juicios de valor [lo que nos remite al problema de la objetividad]. Ahora este interés valorado (Zimerman, 2000: 48) puede:

1. Explicar la realidad fáctica (Zimerman, 2000: 48) mediante la historia científica que conoce lo individual o particular, y

2. Dar sentido al devenir mediante la filosofía de la historia que atiende a las tendencias generales de la humanidad que nos permiten precisamente descubrir el sentido del devenir. 

Las notas de lo particular [historia] y de lo general [filosofía] operan como base del concepto de historia que el autor presenta: La historia comprende entonces el estudio de los hechos particulares [lo particular] relevantes, decisivos y valorados por el investigador que conformando un conjunto [lo general] deben necesariamente constituir una unidad (Zimerman, 2000: 49), posteriormente se explica que:

1. Este conjunto comprende: a. Acontecimientos, b. Conjunto de acontecimientos, c. Seres sociales, d. Instituciones, conductas creencias, e. Historia, y

2. Que las unidades de estudio (Zimerman, 2000: 49) estarán dadas por las Naciones [el Estado Nacional] o las Civilizaciones [Toynbee].

Tenemos entonces dos conceptos por un lado el de hecho y por el otro el de reconstrucción, el cual nos remita a: 1. La cuestión de las fuentes [testimonios documentales o monumentales] y de la aplicación del método [Carlos Fayt], y 2. Las ciencias auxiliares.

III. Sociológico. El autor desagrega el punto en cinco cuestiones:

1. Selección de la muestra (Zimerman, 2000: 51): supone el problema de la cantidad de sujetos y el modelo en relación a las categorías (Zimerman, 2000: 52): a. Personales [sexo - edad], b. Socioeconómicas [ocupación - ingresos] y c. Domicilio: [1] urbano - rural, y [2] categorías numéricas;

2. Confección de los cuestionarios: las pautas están dadas por a. Clase de preguntas (Zimerman, 2000: 52): [1] abiertas - cerradas, [2] abanico, [3] estimación; b. Naturaleza de las preguntas (Zimerman, 2000: 53): [1] de hecho o acción, [2] intención y opinión, [3] test; c. Contenido del cuestionario: comprende: [1] orden [problema del contagio], [2] numero, y [3] redacción;

3. Relevamiento de los datos (Zimerman, 2000: 55): supone someter al encuestado al interrogatorio lo que presenta inconvenientes: a. Respecto al interrogador (Zimerman, 2000: 55): particularmente la formación de opiniones, y b. Respecto del interrogado la desconfianza [carácter voluntario y anónimo de la encuesta];

4. Procesamiento de datos: datos relevados cuadros estadísticos; 5. Análisis de resultados (Zimerman, 2000: 55): análisis político - sociológico que se presentará en el informe final.

D. Estado de la cuestión. El estudio concluye con un estado de las cuestiones examinadas: I. La teoría política hacia el siglo XX (Zimerman, 2000: 55-59), y II. Los nuevos límites de la política (Zimerman, 2000: 59-60).

Bibliografía

Zimerman, Héctor J.   2008: 
Curso de Derecho Político
Corrientes, ed. del Autor,  2008, 

Zimerman, Héctor J.   2000:    
El abordaje de la Política: Marco teórico, objeto y método
en la teoría  política del siglo XX.
Corrientes, s.d., 2000.


[1] Para ello se tuvo que: 1. Lograr la autonomía de la Ciencia Política funcional a su diferenciación de la filosofía y del derecho, 2. Regresar a la macroteoría mediante la construcción de modelos basados en conocimiento acumulable, 3. Reconocer de que lo político no es necesariamente el subsistema social dominante (Zimerman, 2000: 12).

[2] Según Russel [en Power, A New Social Analysis, 1938 (op. cit. por Norberto Bobbio en Estado, Gobierno y Sociedad, Fondo de Cultura Económica, México, 1996, p. 103)], el Poder consiste en la producción de los efectos deseados y en cuanto tal puede adoptar tres formas: 1. Poder físico y constrictivo: visible en el poder militar, 2. Poder psicológico: con base en amenazas de castigos o promesas de recompensas (dominio económico), y 3. Poder por persuasión o disuasión: presente en las sociedades mediante la educación.

[3] Sobre el análisis sistémico cf. H. J. Zimerman - Mary Francis Viccini Beck, El análisis sistémico de la política, en Politikon, septiembre 1988, Año I, Volumen I, pp.70-74; y H. J. Zimerman, Introducción del análisis sistémico a las ciencias políticas, en Revista de la Facultad de Derecho, Setiembre de 1988, Nº 11, pp. 7-12.

[4] En su Teoría General del Estado (Zimerman, 2000: 36) [Editorial Albatros, Buenos Aires, 1978, trad. cast. de Fernando de los Rios, ver El método de la doctrina del Estado, pp. 19-38].

martes, 7 de marzo de 2017

Derecho Político - Comisión B6 (Martes)

Materia: Derecho Político - Año académico: 2017 - Período Lectivo: Primer Cuatrimestre - Comisión: B6 - Profesor  Andrés Salvador 

Para la clase del martes 14/3 imprimir el texto de Aristóteles, Política 1252a - 1253b

Leer: Ely Chinoy, La Sociedad (2004): II. Cultura y Sociedad, pp.34-47

Texto sugerido (no excluyente): Zimerman, Hector J., Curso de Derecho Político, ed. del Autor, Corrientes, 2008, Capitulo I, pp. 3-60

Aristóteles, Política 1252a - 1253b

Aristóteles 
Política 

Alianza Editorial, Madrid 2009
Libro I, Capítulos 1,2 y 3, pp. 45-50.

Capítulo 1 
1252a
Ya que vemos que cualquier ciudad es una cierta comunidad, también que toda comunidad está constituida con miras a algún bien (por algo, pues, que les parece bueno obran todos en todos los actos) es evidente. Así que todas las comunidades pretenden como fin algún bien; pero sobre todo pretende el bien superior la que es superior y comprende a las demás. Esta es la que llamamos ciudad y comunidad cívica. 
   Cuantos opinan que es lo mismo regir una ciudad, un reino, una familia y un patrimonio con siervos no dicen bien. Creen, pues, que cada una de estas realidades se diferencia de las demás por su mayor o menor dimensión, pero no por su propia especie. Como si uno, por gobernar a unos pocos, fuera amo de una casa; si a más, administrador de un dominio; si a más aún, rey o magistrado; en la idea de que en nada difiere una casa grande y una ciudad pequeña ni un rey y un gobernante político, sino que cuando uno ejerce el mando a título personal resulta un rey, y cuando lo hace según las normas de un arte peculiar, siendo en parte gobernante y gobernado, es un político. Pero eso no es verdad. Y lo que afirmo será evidente al examinar la cuestión con el método que proponemos. De la misma manera como en los demás objetos es necesario dividir el compuesto hasta sus ingredientes simples (puesto que éstos son las partes mínimas del conjunto), así también vamos a ver, al examinar la ciudad, de qué elementos se compone. Y luego, al analizarlos, en qué difieren unos de otros, y si cabe recoger alguna precisión científica sobre cada uno de los temas tratados. 

Capítulo 2 

Si uno presta atención desde un comienzo al desarrollo natural de los seres, podrá observar también este problema, como los otros, del mejor modo. 
   En primer lugar es necesario que se emparejen los seres que no pueden subsistir uno sin otro; por ejemplo, la hembra y el macho, con vistas a la generación. (Y esto no en virtud de una previa elección, sino que, como en el resto de animales y plantas, es natural el impulso a dejar tras de sí a otro individuo semejante a uno mismo). O, por ejemplo, lo que por naturaleza domina y lo dominado, para su supervivencia. Porque el que es capaz de previsión con su inteligencia es gobernante por naturaleza y un jefe natural. En cambio, el que es capaz de realizar las cosas con su cuerpo es súbdito y esclavo, también por naturaleza. Por tal razón amo y esclavo tienen una conveniencia común. 
1252b
De tal modo, por naturaleza, están definidos la mujer y el esclavo. (La naturaleza no hace nada precariamente, como hicieran los forjadores el cuchillo de Delfos, sino cada cosa con una única finalidad. Así como cada órgano puede cumplir su función de la mejor manera cuando no se le somete a varias actividades, sino a una sola). Entre los bárbaros la mujer y el esclavo ocupan el mismo rango. La causa de esto es que carecen del elemento gobernante por naturaleza. Así que su comunidad resulta de esclavo y esclava. Por eso dicen los poetas: 
   “Justo es que los griegos manden a los bárbaros”, como si por naturaleza fuera lo mismo bárbaro y esclavo. De las dos comunidades, la originaria es la casa familiar, y bien lo dijo Hesíodo en su poema: “Ante todo, casa, mujer y buey de labranza”. 
   Porque el buey hace las veces de criado para los pobres. La familia es la comunidad, constituida por naturaleza, para satisfacción de lo cotidiano, por lo que Carondas llama “compañeros de panera”, y Epiménides de Creta, “los del mismo comedero”. 
   La ciudad es la comunidad, procedente de varias aldeas, perfecta, ya que posee, para decirlo de una vez, la conclusión de la autosuficiencia total, y que tiene su origen en la urgencia del vivir, pero subsiste para el vivir bien. Así que toda ciudad existe por naturaleza, del mismo modo que las comunidades originarias. Ella es la finalidad de aquéllas, y la naturaleza es finalidad. Lo que cada ser es, después de cumplirse el desarrollo, eso decimos que es su naturaleza, así de un hombre, de un caballo o de una casa. Además, la causa final y la perfección es lo mejor. Y la autosuficiencia es la perfección, y óptima. 
1253a
  Por lo tanto, está claro que la ciudad es una de las cosas naturales y que el hombre es, por naturaleza, un animal cívico. Y el enemigo de la sociedad ciudadana es, por naturaleza, y no por casualidad, o bien un ser inferior o más que un hombre. Como aquel al que recrimina Homero: “sin fratría, sin ley, sin hogar”. Al mismo tiempo, semejante individuo es, por naturaleza, un apasionado de la guerra, como una pieza suelta en un juego de damas. 
   La razón de que el hombre sea un ser social, más que cualquier abeja y que cualquier otro animal gregario, es clara. La naturaleza, pues, como decimos, no hace nada en vano. Sólo el hombre, entre los animales, posee la palabra. La voz es una indicación del dolor y del placer; por eso la tienen también los otros animales. (Ya que por su naturaleza ha alcanzado hasta tener sensación del dolor y del placer e indicarse estas sensaciones unos a otros). En cambio, la palabra existe para manifestar lo conveniente y lo dañino, así como lo justo y lo injusto. Y esto es lo propio de los humanos frente a los demás animales: poseer, de modo exclusivo, el sentido de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, y las demás apreciaciones. La participación comunitaria en éstas funda la casa familiar y la ciudad.       Es decir, que, por naturaleza, la ciudad es anterior a la casa y a cada uno de nosotros. Ya que el conjunto es necesariamente anterior a la parte. Pues si se destruye el conjunto ya no habrá ni pie ni mano, a no ser con nombre equívoco, como se puede llamar mano a una piedra. Eso será como una mano sin vida. Todas las cosas se definen por su actividad y su capacidad funcional, de modo que cuando éstas dejan de existir no se puede decir que sean las mismas cosas, sino homónimas. Así que está claro que la ciudad es por naturaleza y es anterior a cada uno. Porque si cada individuo, por separado, no es autosuficiente, se encontrará, como las demás partes, en función a su conjunto. Y el que no puede vivir en sociedad, o no necesita nada por su propia suficiencia, no es miembro de la ciudad, sino como una bestia o un dios. 
   En todo existe, por naturaleza, el impulso hacia tal comunidad; pero el primero en establecerla fue el causante de los mayores beneficios. Pues así como el hombre perfecto es el mejor de los animales, así también, apartado de la ley y de la justicia, es el peor de todos. 
   La injusticia es más feroz cuando posee armas, y el hombre se hace naturalmente con armas al servicio de su sensatez y su virtud; pero puede utilizarlas precisamente para las cosas opuestas. Por eso, sin virtud, es el animal más impío y más salvaje, y el peor en su sexualidad y su voracidad. La justicia, en cambio, es algo social, como que la justicia es el orden de la sociedad cívica, y la virtud de la justicia consiste en la apreciación de lo justo.

Capítulo 3 
1253b
Después de dejar claro de qué partes está constituida la ciudad hay que hablar en primer término de la administración de la casa, porque toda ciudad está compuesta por casas. Las partes de la administración son las correspondientes a las partes que constituyen la casa. Y la casa completa se compone de libres y de esclavos. Puesto que hay que examinar cada cosa primeramente en sus componentes menores, y las partes primeras y mínimas de una casa son el señor y el esclavo, el marido y la esposa, y el padre y los hijos, hay que investigar respecto de estas tres relaciones qué es cada una de ellas y cómo deben ser. Son, pues, la relación heril, la matrimonial (el emparejamiento de hombre y mujer carece de una denominación propia), y en tercer lugar, la procreadora (que tampoco se denomina con un vocablo específico). Queden pues, las tres como las hemos llamado. 
   Hay otro componente, que para unos se identifica con la administración de la casa y para otros es la parte más importante de la misma. Como sea, habrá que estudiarlo. Me refiero a la llamada crematística. 
    En primer lugar hablemos del amo y del esclavo, para observar lo relativo a este servicio necesario, por si podemos aprehender algo mejor que las nociones ahora corrientes. A algunos les parece que tal dominación supone una cierta ciencia, y que la administración de una casa, y la potestad señorial, y la política, y la monárquica son lo mismo, como dijimos al comienzo. Para otros tal dominación es un hecho contrario a la naturaleza, pues sólo por convención sería esclavo el uno y señor el otro, pero en nada diferirían por su naturaleza. Por esta razón tampoco sería cosa justa, sino un hecho de violencia.